• Nuevo

Rise of Ronin

14,00 €
Impuestos incluidos

En los dojos les enseñaban que la palabra «Samurái» significa «servir». Pero... ¿servir a quien?

¡CÓMPRALO EN PREVENTA Y LLÉVATE UN JUEGO DE POSTALES EXCLUSIVAS!

PREVENTA HASTA 19 DE SEPTIEMBRE

Cantidad
LIBRO EN PREVENTA

RISE OF RONIN


“Adaptarse o morir", suelen decir. Pero no es tan simple.

Las guerras nunca traen nada bueno y los de abajo terminan pagando el precio de la gravedad.

¿Cuánto puede estirarse la dignidad antes de acabar desgarrada?

El mismo hierro que ara el campo en manos de los campesinos, se riega de sangre en las manos equivocadas. 

En los dojos les enseñaban que la palabra «Samurái» significa «servir». Pero... ¿servir a quien?

Cualquier fan de la épica aficionado a las grandes batallas y a las hazañas de samuráis legendarios, encontrará fascinante el periodo Sengoku o Sengoku Jidai (1467-1568), conocido como el periodo de los reinos combatientes. Personajes como Takeda Shinguen, Uesugui Kenshin o el mismísimo Musashi Miyamoto son originarios de esta época. Sin embargo, a pesar de toda su épica, lo cierto es que fue una era especialmente convulsa en la historia de Japón. 

Para que el lector se haga una idea, durante los siglos XV y XVI, el poder de los clanes samuráis había crecido tanto que rivalizaba con el del mismísimo Shogun. Esta crisis en el equilibrio de fuerzas tuvo como resultado una pugna por el poder en la que las intrigas políticas y las batallas entre los clanes estaban a la orden del día. Fue en esta época cuando aparecieron numerosos señores de la guerra como Oda Nobunaga, Hideyoshi Toyotomi o Tokugawa Ieyasu. Paradójicamente, la paz en Japón llegaría de la mano de uno de ellos. 

En 1568, Oda Nobunaga conquistaría kyoto, entonces capital de Japón. Este suceso marcaría el fin de la guerra y el comienzo de un nuevo periodo: Azuchi-Momoyama Jidai (1568-1600).

Fueron años en los que Japón prosperó. Sin embargo, no hay que olvidar que esta fue una época de postguerra y muchas medidas resultaron ser poco amables con las clases bajas. En especial con los campesinos, a los que se les impusieron condiciones bastante restrictivas. La administración de Kyoto forzó al campesinado a permanecer en sus respectivas provincias y a hacerse cargo de los cultivos, impidiéndoles mudarse a las ciudades o a otras regiones. Además, desde Kyoto se promulgó la ley del desarme nacional o katanagari. Esta ley prohibía a las clases bajas poseer armas, dificultando las rebeliones y permitiendo a los daimyos afianzar aún más su autoridad sobre el pueblo llano. 

Como suele pasar, todos los periodos históricos son profundamente complejos y en ellos conviven luces y sombras. Sin duda, el periodo Azuchi-Momoyama fue una era de contrastes donde la realidad vibrante de las ciudades en las que el comercio y la cultura florecían, se solapaba con la vida en las áreas rurales de Japón, que todavía arrastraban la pesada sombra de la guerra.

Rise of Ronin es un cómic que se sitúa en algún momento de estas últimas dos décadas previas al 1600. Una historia que pretende asomarse a esa realidad y destilar una aventura fantástica que refleje humildemente una pincelada de aquel pasado tan fascinante.

Andrea Manfredini

La afición por los cómics y la literatura fantástica marcó su infancia. Siendo sus favoritos los mangas japoneses de las décadas de los ochenta y noventa del pasado siglo. Durante su adolescencia, esta atracción por las novelas y los cómics fue a más y comenzó a manifestarse en forma de dibujos en el pupitre de su instituto.

Este interés por lo visual lo llevó a matricularse en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Politécnica de Valencia, donde se graduó en 2016. Ese mismo año, se trasladó a Alemania y comenzó su Segundo Ciclo de Estudios Universitarios en la Escuela de Arte Burg Giebichenstein en la ciudad de Halle, donde se graduó en 2018. Durante estos años participo activamente en eventos, concursos y becas de arte, colaborando con artistas europeos, como el escultor danés Jens Galschiøt, o siendo premiado con el Preisträger 2019 a la Mejor Obra Gráfica de la Feria Internacional del Libro de Leipzig (Alemania). 

Al margen de su evolución académica, nunca dejó de lado su amor por las historias de ficción y, en 2019, la revista Tricomix, publica un relato personal del autor, ilustrado por el artista gráfico, Lucas Adrian Rocher @ludovicoart. Esta pequeñavictoria lo anima a escribir el guión de Rise of Ronin, que es su primera obra en el mundo del cómic. 

José Manuel Serrano Sánchez

Aunque en un comienzo no era su objetivo dedicarse al sector del diseño y la ilustración, por circunstancias laborales y personales decide cambiar de profesión como ingeniero técnico de edificación por su verdadera pasión. Se especializa en la escuela CICE de Madrid en dirección de arte e ilustración, dando sus primeros pasos como freelance, publicando para varias editoriales y prensa escrita como viñetista.

En 2016 emprende Grupo Editorial Educacuentos, en el que realiza varios proyectos de ámbito local y nacional destinados a la infancia, siendo el más importante de todos Vidas Cruzadas, un cómic digital elaborado con el objetivo de abordar el problema del acoso escolar. En reconocimiento por su labor recibe en 2018 el Premio Zapping otorgado por la Asociación de Consumidores de Medios Audiovisuales de Cataluña en la categoría «Internet segura para menores». En 2020 recibe igualmente el Premio Google Impact Challenge con el objetivo de poder implantar este programa en el mayor número de centros posibles.

En 2020 comienza a trabajar en Aeternum Game Studio, ejerciendo como director de arte, diseñador de personajes, ilustrador y animador para el juego Aeterna, publicado el 15 de diciembre de 2021. 

En 2022 recibe el Premio DeVuego dentro del mundo del videojuego como «Mejor artista». También, obtiene una nominación a los Premios Quirino a la Mejor Animación Iberoamericana de Videojuego.

APC016

Ficha técnica

Autor
Andrea Manfredini
Ilustrador de portada
José Manuel Serrano Sánchez
Nº de páginas
74
Alto (mm.)
240
Ancho (mm.)
170